Vender También es Ayudar

En estos momentos en que se llama a la solidaridad, todos queremos poner un grano de arena para ser parte de la solución.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Ofrecer nuestra ayuda desinteresada es una de las sensaciones que más satisfacción y felicidad genera en los humanos. Pero lo cierto, es que todos necesitamos sobrevivir sacando adelante nuestros negocios. Las crisis generan oportunidades y muchas veces puedes tu negocio está justo en el momento y lugar indicado para aprovecharlas. Al detectar una necesidad en tiempos difíciles e intentar comercializarla, podemos caer en un dilema ético y de imagen. Por un lado, tenemos una opción real de generar ganancias, pero por el otro, podemos vernos como oportunistas y avaros.

¿Qué tan adecuado puede ser aprovechar necesidad latente en momentos de crisis? Aquí es importante señalar que siempre he pensado que el negocio refleja mucho de tu ser interior y está íntimamente ligado con los valores y principios de quiénes hacen parte de él. Haciendo esta claridad, mi respuesta sería: vender también es ayudar a los clientes. Pero, para entender si lo que estamos ofreciendo es algo verdaderamente útil para nuestro público, debemos ser muy honestos y preguntarnos:

¿Es indispensable ese producto para el cliente?

¿Estoy capacitado para brindar ese servicio?

¿Mi producto soluciona una necesidad concreta del cliente?

¿Puedo optimizar la inversión del cliente y ofrecer un valor agregado?

Si realizas ese filtro, entenderás que, con tu emprendimiento, además de generar ingresos para ti mismo, también puedes estar aportando efectivamente al bienestar de quiénes consumen tus servicios, y esto, también puede traer felicidad y satisfacción más allá del aspecto meramente económico.

Como señalé anteriormente la ética y los principios son esenciales a la hora de establecer el qué, a quién, cuándo y cómo dirigir mi producto. Recuerda:

·        No te aproveches de la necesidad de tus clientes para subir precios o colocar condiciones ventajosas que solo te benefician a ti.

·        Sé consciente y solidario con la situación de los demás y, en medida de lo posible, se flexible, por ejemplo, implementa planes de pagos a plazos, ofrece un servicio adicional que sea de gran utilidad para tus clientes y que no genere pérdidas para ti.

·         Replantea tu portafolio de servicios y productos: elimina aquellos que ya no responde a la necesidad actual o crea nuevas maneras de ofrecer el mismo servicio.

·        Ayuda de corazón y con convicción total. Detrás de cada cliente hay seres humanos que tienen iguales o mayores necesidades que las tuyas. No siempre es cierto que el negocio no tiene corazón.

Por último, quiero recalcar que el negocio también proyecta la calidad de las personas que hay detrás de él, y que, finalmente todas nuestras acciones, buenas o malas, generan reacciones.

¿Cómo ayudan tus productos o servicios a tus clientes?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Top
%d bloggers like this: